15 ago. 2017

Mi habitación está pintada de colores


Vivo en una habitación con colores. Con muchos colores. Rojo, amarillo, verde, azul, naranja, marrón, granate, blanco, negro, beige, morado, gris… La gente me dice que no está bien vivir en un lugar con tantos colores. Que te vuelves loco, que no es sano, que es estridente, que es agobiante, que es feo. Parece que quieran hacerme pensar que el lugar en el que me he criado, he crecido y crezco es un lugar feo. Es un lugar capaz de volverme loco. Quizá estoy loco.


Al fin y al cabo, no es blanco. Al fin y al cabo, no es apacible y sereno. Aun así, a mí me parece un lugar divertido. No es todo igual, todo acorde con el resto de las cosas y sin variedad, inerte. Tampoco es uniforme, universal, legible, como dicen que es la naturaleza. Y claro, parece que el caos te vuelve loco. A veces creo en el caos. Otras no.


Resulta que el lugar en el que vivo es feo. Me dicen que es feo. Lo blanco es bonito y el amarillo es feo. Esto no es blanco. Quizás entonces yo también soy feo. Debo de ser feo, porque nunca fui blanco. Como mi pared, amarillo, de muchos colores.


Todos vivís en lugares bonitos, todo es muy tranquilo. Qué suerte tenéis por vivir en esos lugares bonitos; sois bonitos. Yo no vivo en un sitio así, pero me gusta el color amarillo. Para mí es bonito. Pero me habéis dicho que no lo es, que no debería de gustarme. Es feo. Supongo que ahora no me gusta. Eso me han dicho. Eso parece ser.



Y claro, qué puedo hacer yo.
Qué feo soy.

Qué bonito es el color blanco.

6 may. 2017

Desayuno

Los hexágonos irregulares reflejan sequía.
Las marcas de café en mi mesa,
una humedad desatendida.

El miedo a lo yermo sin viento,
a la brasa sin fuego,
a viandas sin apetito
o a nada en que pensar
abrumarían al más quieto
en este su y nuestro
páramo del movimiento.

Es la incapacidad para hidratar
cierto tubo de ensayo sin vida y durmiente,
la mente silente que no logra despertar,
el enemigo a combatir
día a día en nuestro desayuno.

Alberto García Aznar ♪

9 abr. 2017

Veranillo

Es casi verano.
Veranillo.
No hay grillo que cante
deprisa o despacio.

Desierto en la calle.
con niños jugando.
Bostezo flotante
con mi fuego amargo.


La huella de un huracán ciego,
reducido,
bebe cerveza con amigos;
canta a la fría Luna de marzo.

En el coche, calor y sueño.
Sobre el vidrio, polvo y desvelo.
Cien árboles unen dos manos,
ojos guardan silencio exhaustos.


El naranja es el segundo color del día.
Cálido.
Reposa conmigo en mi balcón huidizo.
Se enternece finalmente ante el libre humo.


Adiós al sol de abril y a las flores de julio.
Desteñido.
Las hojas saludan con guiños.
Es casi verano.


Alberto García Aznar ♪

28 nov. 2016

Arte

Sin saber todavía qué es el arte, hay una sutil idea que me atrevería a esgrimir sin exagerar. Y es que el arte es mágico. Hay magia en él, en que con algo de pintura puedas plasmar infinitas sensaciones. Hay magia en quienes son capaces de tallar bloques rígidos como si fueran agua.


Son mágicos los lugares donde residen esas creaciones, los museos, las salas de exposiciones... Y así es únicamente el arte que nos vinieron contando. Aquello que nos dicen unos entes postrados sobre sus jerarquías de humo. Nosotros les creímos. Nunca supimos que el humo no sostiene nada y todos caemos hacia el mismo lugar con la misma aceleración. Ahora lo sabemos, sabemos que los magos somos todos


También hay magia en la música, en una foto espontánea... O en los trazos de color de un ejecutivo al liberarse del estrés,en la sonrisa de un niño con su dibujo recién traído de la escuela. Hay magia en la unión de pequeños para crear cosas grandes, también en las calles adornadas con guirnaldas, en nuestro cuerpo y en su movimiento... Pero eso nunca lo dijeron, sólo querían que acudiéramos a un mismo lugar.


Pero cada torre es tan alta como nuestra casa en este mundo vivo y real. Ahora sé que también puedo crear, cambiar, sorprender... Magos somos todos si sabemos componer nuestros propios trucos. Podemos convertirnos en artistas a la puerta de nuestro hogar, sin pasar por filtros ni élites encadenadas. Solo tenemos que querer hacer magia. Querer hacer arte, da igual lo que sea.


Alberto García Aznar ♪

27 oct. 2016

Cristal y agua

Las gotas de agua en mi cristal
chispean con las luces de los coches.
El alma muda de esta habitación
se convierte en grito y silencio de muerte.

La miro.
Se desliza transparente
para humedecerme el alma
y me resfrío.

Mis defensas están bajas;
la fiebre y el insomnio
me van a hacer más fuerte.

El frío de mi flexo encendido
es como la Luna, intocable y silente.
El mar me arrastra hacia la rendición
y yo soy el único a quien no ha vencido.


Alberto García Aznar ♪